Docencia

La creatividad siempre está presente en las actividades plásticas propuestas. El color, la línea, la mancha, el collage, la escultura son nuestros elementos de creación. En definitiva se trata de potenciar la inventiva y la expresión que todos llevamos dentro y que tanto bien nos hace. La técnica nos ayudará con el control cuando lo necesitemos.

Trabajo de observación y síntesis de nuestro entorno con el encaje en el dibujo y la pintura. Control del trazo y la pincelada. Bodegón y paisaje son los temas tradicionales pero hay más: la figura humana. Trabajar la anatomía humana con el dibujo y/o la pintura es todo un reto que vale la pena iniciar con un grupo de estudio.

La escultura permite desarrollar la percepción volumétrica y espacial así como la motricidad fina. Los objetos decorativos elaborados desde 0 pueden ser un buen objetivo.

Diferencio:

Cursos estables de Intensivos específicos

Talleres personalizados

El planteamiento es de cursos o talleres intensivos personalizados adaptados a grupos y alumnado de diferentes edades e intereses. Se trabajaría partiendo de alguno de estos ámbitos abiertos:

  • Dibujo del natural principalmente. Encaje, proporción, el trazo, simetrías/asimetrías, perspectiva.
  • La pintura del natural con diversas técnicas húmedas: acuarela y acrílico. Técnicas de aplicación. Preparación de soportes.
  • Pintura con técnicas secas: pastel, lápiz, ceras.
  • Escultura en papel maché o barro. Elaboración de elementos artesanales desde 0.
  • Técnicas de ilustración no digitales.
  • El cómic.
  • La anatomía humana como objeto de estudio más avanzado.

Intensivo de verano para la elaboración de títeres de guante

Intensivo con niñ@s de entre 8 y 12 años, de 5 sesiones de 2h cada una (10 horas en total).

  1. Debatimos la idea del personaje que cada niñ@ eligió para materializarlo en un dibujo coloreado. Comprendía tanto CABEZA como CUERPO.
  2. Partiendo del dibujo modelaron en barro la cabeza. Trabajaron sobre soportes preparados .
  3. Generamos una línea divisoria en el cráneo clavando láminas plásticas que más tarde nos permitiría separar las 2 mitades o negativos
  4. Añadimos capas de papel y cartón sobre la cabeza modelada hasta conseguir la parte de la cara y la posterior del cráneo.
  5. Separamos las caretas de cartón ya secas del barro.
  6. Unimos las dos mitades con cola reforzando con tiras la unión.
  7. Preparamos con masilla líquida la superficie para igualar irregularidades y preparar para la pintura.
  8. Pintamos con pintura plastificante según diseño.
  9. Recortamos las telas de los ropajes de los personajes y las encolamos entre sí y al personaje por el cuello.